PANGOLÍN INSOMNE

Y entonces, repentinamente conscientes y abiertos los ojos de par en par a la luz de la verdad, comprendemos al fin que sólo somos un átomo en el Universo. Un torpe e ilimitado átomo. Entonces, ¡mira tú!, aparece la tranquilidad. La inmensa paz que proporciona el saber que llegado el momento simplemente cesarán nuestras funciones, nos iremos profunda e irreversiblemente a negro y desapareceremos abandonando el chat. Mutis por el foro.

Hacerlo entre una ovación o abucheos, lógico, dependerá siempre qué tan mierdas hayamos sido. O no

http://www.pexels.com

Desapareceré y nunca más me dolerán las muelas. Nunca más llegaré tarde al trabajo. Podré soltar mi cuerpo por la borda devolviendo a Mamá Natura lo que me prestó para hacer una vida sobre este erial siempre amenazante y las más de las veces incomprensible. Nunca más un nunca más o un siga participando. En este sublime trance—¡justo ahora!— nadie más que…

Ver la entrada original 162 palabras más